Paisajista Marbella
Manuel García Ferreira Paisajista - Landscaper
Marbella - Málaga (España)
M: +34 607 54 07 74
T: + 34 952 77 42 95
Social Networks

Paisajistas Marbella | Reinos de taifas en al-Andalus.
3159
post-template-default,single,single-post,postid-3159,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-5.0.0,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-elpasiajista,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Reinos de taifas en al-Andalus.

Reinos de taifas en al-Andalus.

 Dicen las crónicas, que para conseguir Abd al-Rahmán-I el poder centralizado e inponer su autoridad, tuvo que cortar muchas cabezas, sobre todo de bereberes, ya que estos no tenían el concepto de unidad ni el espíritu de sacrificio y disciplina de la dinastía Omeya; las batallas para el pueblo bereber tenían la finalidad del expolio de propiedades y tesoros de los vencidos y el enriquecimiento por medio de la venta de los esclavos y esclavas hechos tras las batallas; cosa que no gustaba mucho a Abd al-Rahmán I, que tenía en mente la unidad y el poder centralizado de al-Andalus, cosa que consiguió durante su mandato. Abd al Rahman III, da un gran paso, y se proclama califa de al-Andalus, esto quiere decir que además de tener el poder político y militar se proclama príncipe de los creyentes, con lo que se convierte en el representante directo de dios en el mundo musulmán, desligándose desde ese momento y para siempre de Bagdad; concentrando en su persona todo el poder político, militar y religioso.

Abd al-Rahmán III ( 912-961), tuvo un gobierno de 49 años, fué el primer califa  y el  mas notable gobernante de los Omeyas en al-Andalus;  la Córdoba de su reinado brilló con luz propia, tanto a nivel arquitectónico, intelectual, político y militar. Córdoba era asombrosa, podía decirse que era la capital del mundo; por poner un ejemplo, en la biblioteca principal de Córdoba, se podían encontrar 400.000 libros, mientras que la ciudad europea de mayor importancia en la edad media,París, en su inventario no llegaban a los 3000 volúmenes de los que se podrían encontrar menos de la mitad. Abd al-Rahmán III consiguió someter a las diferentes etnias que conformaban el panorama de al-Andalus, siendo los bereberes los mas problemáticos;  mantuvo a raya a los reinos cristianos. No vamos a repetirnos, ya que hemos hablado extensamente en artículos anteriores.

Su hijo  al-Hakam II ( el culto 961-976), le sucede por deseo expreso de su padre, manteniendo en la misma línea todo lo que su antecesor había conseguido. La tipología en la arquitectura y la jardinería quedó claramente definida en al-Andalus sobre todo tomando como modelo a la joya de la corona Madinat al-Zahra.

El siguiente califa fué Hisham II (976-1016) personaje sin carisma ni luz propia que durante sus cuarenta años de mandato,no fué mas que una marioneta de su primer ministro Abú Amir Muhammad ben Abi Amir al-Ma afiri; llamado al-Mansur billah (Almanzor),  verdadero gobernante de al-Andalus. Almanzor fué un destacado militar, el azote de los reinos cristianos y los enemigos del islam. No obstante, debilitó tanto el poder del califa, que a corto plazo acabaría con los Omeyas y el califato, tras la muerte de Almanzor en 1002, se inicia una cruenta guerra civil por el poder que durará desde el año 1010 al 1013 en la que el califa Hisham II es obligado a abdicar, y le suceden nueve califas, hasta la desintegración del califato en el año 1032. Madinat al-Zahra es finalmente destruida por los bereberes, pueblo que desde el principio del emirato y mas tarde con el califato, dieron muchos problemas; acaudillados por Sulayman al-Mustain arrasan Madinat al-Zahra, Córdoba y el resto de residencias de la aristocracia Omeya Cordobesa. Todo esto acaba con el derrocamiento del último califa Omeya Hisham III. Estos hechos mantuvieron el califato en un estado anárquico muy debilitado, terminando en la disgregación del ficticio poder central y trasladándose a los diferentes reinos de taifas, cada uno de ellos dirigido por un rey. 

Desde el 2013 al 1062 la sistemática expoliación de Madinat al-Zahra la deja prácticamente en sus cimientos; puertas, capiteles, fustes, basas, biguerías de madera, fuentes, todo el material de cantería……….. todo ello fué vendido a los reyezuelos de las taifas en las que fué fragmentada al-Andalus, así lo cuenta Ibn Hayyan, cronista de la época. De tal forma que encontraremos e identificaremos sus restos por todos estos reinos de taifas.        

 Las taifas fueron hasta treinta y nueve en un principio, regidas por clanes árabes, bereberes y eslavos.

A finales del siglo XI las taifas estaban bien definidas y consolidadas, las principales eran la de Sevilla,Málaga, Badajoz, Granada, Denia, Alpuente, Albarracín, Zaragoza, Almería, Toledo y Valencia. Las mas consolidadas y de mayor poder, de las que vamos a estudiar su historia, la arquitectura, y la jardinería, la de Sevilla, que llegaba desde la Andalucía Occidental y parte de la Oriental,la de Málaga por su puerto y situación estratégica,  la de Toledo y la de Zaragoza; ya que la que estudiaremos con mas detenimiento será la del reino de Granada, que en un principio era una taifa de poca importancia y que tomó el liderazgo y el protagonismo al final de la dominación musulmana en al-Andalus.

Estaba claro, que solo un poder centralizado podría hacer frente al avance cristiano, ese poder desapareció con la desaparición del califato. Los reyes cristianos aplicaron a los reinos de taifas primero un sometimiento económico por medio de tributos llamados parias, después un sometimiento militar, que obligaron a las taifas a contratar mercenarios tanto cristianos como moros; el propio cid Campeador fué un mercenario; luchó con su propio ejército unas veces con los cristianos y otras con los moros. 

Ante el avance cristiano, los reinos de taifas se vieron obligados a pedir ayuda al sultán almorávide del norte de Africa Yusuf ibn Tasufín, este con sus tropas derrota al rey Leonés ( batalla de Zalaca 1086) y después se apodera progresivamente de todas las taifas, integrándolas en su reino africano. La justificación que dieron para apoderarse de las taifas, fué la degeneración religiosa, moral y militar de los reyezuelos taifas. los almorávides gobiernan al-Andalus desde el año 1091 al 1147. 

Desde el año 1147 al 1269 reinan las taifas los almohades, otra facción bereber, que entra en competencia por el poder político y religioso contra la relajación de los almorávides, los derrotan y se apoderan de los reinos taifas, gobernándolos con muchas dificultades durante los siguientes 122 años, bajo la presión de la reconquista de los reinos cristianos, que alcanzan su apogeo en la derrota infringida a los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa en el 1212, que marca el inicio del fin de la dinastía Almohade en al-Andalus; además de la derrota, la muerte del califa al-Nasir en esta batalla, genera luchas internas por la sucesión del poder Almohade, que lo debilitaron en extremo. Las luchas internas por la sucesión del trono y con ello del poder, fué desde tiempos de los visigodos pasando por toda la histotia de al-Andalus hasta el último reino islámico Nazarita de Granada, la causa de la decadencia, debilitamiento y desintegración de todos estos reinos.

Durante la dominación Almorávide y la almohade, se siguen extrayendo materiales y restos de Madinat al-Zahra, que tienen como destino por ejemplo la mezquita mayor de Granada, la de Fez en Marruecos, la Qasba de Marrakech, la torre de Hassan en Rabat, la giralda de Sevilla, y residencias y alcázares de todo al-Andalus. Con la conquista de Córdoba por Fernando III en el 1236, Madinat al-Zahra se convierte en una cantera, por aquel tiempo había perdido hasta su nombre, pensando los castellanos que aquello eran los restos de la ciudad romana de Córdoba, fundada por Claudio Marcelo a mediados del siglo II ac. por ello desde entonces y hasta hace poco se la conocía como las ruinas del castillo de Córdoba la vieja. La utilización de su cantería como material constructivo en edificaciones desde la baja edad media hasta la edad moderna, constitulló una norma a seguir sobre todo en Córdoba, hasta el siglo XIX, se ha observado esta norma o costumbre. Se recogía material de cantera de excelente calidad a muy bajo precio y a veces gratis.  Con el paso del tiempo no quedó de Madinat al-Zahra mas que sus cimientos, y mas tarde, estos también quedaron enterrados con el paso de los años.

Madinat al-Zahra no obstante, es la piedra angular, el modelo a seguir en la arquitectura y jardinería Islámica en al-Andalus; los jardines y palacios de los nuevos reinos de taifas se construyen a imagen y semejanza de los construidos por los omeya, claro está que tendrán otra escala menor, ya que el poderío de Abd al-Rahmán III y al-Hakán II en al-Andalus, jamás se alcanzaría por ninguna otra dinastía. La dinastía Omeya crea un modelo y unas bases a seguir durante los siguientes siglos tanto en la jardinería como en la arquitectura islámica en Occidente y norte de Africa.